Blogia
Historias y Leyendas del Bosque de Pomac

algarrobo milenario

                                               carmen julia palmer 

Cruzando el bao de Las Pavas
han venido dos  gentilas
con sus perros sin plumas
y sus ornamentos de cobre.
Han venido a mirar tus ojos,
a darte miel de vichayo.
 
En la mímesis del  cortarrama
los ruiseñores siguen cantando,
aunque los faiques estén celosos de
tu romance con la luna.
 
Siempre has sido el señor.
Dáme de ti
el parpadeo insomne de los cernícalos;
pero también quiero tu viento,
tus ramas rudas y longevas
 
Voy a llorar tu desdén a mi huaca
Lejos del canto marcial de las chicharras.
Hasta el chaparral  me llevan los alisios
desde donde  las gentilas te miran enamoradas mientras se peinan.
Sus lágrimas de arcilla fosforescen
en el Mirador de las Salinas
 donde confluyen los mil perfiles de shi – an
y en el rumor de tus hojas secas
se guarecen los enjambres.
 
Por la tranca Benites  cruzan las gentilas
con la nariz de yukún y un halo a cuculí, para volver a ser la ofrenda sin memoria de aquellos días;  sus largas trenzas van tristes  mientras  tus raíces  dialogan con el río.
Nada has dicho,  salvo que nuestra humanidad es una niña todavía.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres